Experiencia del Empleado

Porque se van los buenos empleados?

Porque se van los buenos empleados?

Si bien el tema económico es muy importante, muy pocas veces es la razón principal por la cual buscan nuevos horizontes. Los buenos empleados se van, entre otras cosas, porqué:

  • No se sienten apreciados
  • No se sienten reconocidos
  • No se sienten escuchados
  • Se sienten sobrecargados de trabajo
  • No los involucran en la toma de decisiones
  • No son promovidos de manera justa
  • No se sienten laboralmente retados
  • No tienen un buen líder que los guíe
  • No se sienten justamente remunerados.

El Salario Emocional

El trabajador actual demanda y necesita, además de la remuneración económica, otros aspectos como el elogio, el reconocimiento, la flexibilidad en los horarios, la oportunidad de equilibrar lo laboral con lo personal… la oportunidad de ser más feliz. Esto es lo que se conoce como el salario emocional.

Sin embargo, tristemente en nuestros países latinos, seguimos con la estrategia de la zanahoria y el palo (la mayoría de las veces mas palo que zanahoria), seguimos con la creencia que al empleado hay que controlarlo, porque a mayor control y mayor exigencia, mejores resultados… la realidad es que las nuevas generaciones funcionan de manera distinta.

Si de verdad deseas conservar a tus mejores elementos, debes prestar muchísima atención al trato y a la experiencia que como empresa les brindas.

Recuerda que la base de una gran experiencia del cliente es una gran experiencia del empleado, y al final del día, una empresa será exitosa en proporción al talento, compromiso y dedicación que tenga en su personal.

Es momento de cambiar el chip y entender que son las empresas las que deben conseguir que su personal se entusiasme y quiera trabajar para ellas.

¿Porque hacerlo? Porque este tipo de acciones generan personas mas felices, un ambiente laboral mas sano, y un excelente clima organizacional; lo que termina impactando en la productividad y en los ingresos de la compañía.

¿Tiene sentido? Me encantaría leerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *